¿Alguna vez os habéis parado a observar todos los pensamientos que pasan por vuestra cabeza?

¿Eres consciente de todo lo que piensas o en ocasiones te descubres pensando cosas que no deberías?

Según estudios dicen que tenemos 60.000 pensamientos al día y ¿sabes cuantos de esos son negativos? Nada más y nada menos que el 85%, si nuestros pensamientos son los que ponen nuestro estado de ánimo, te das cuenta de lo que eso puede provocar al cabo del día.

Seguro que ahora le estas dando vueltas a todo lo que te pasa por la cabeza y pensando en como arreglar eso. La teoría es sencilla pero la práctica requiere de tu compromiso y esfuerzo para transformar tu vida. Te imaginas que consiguieras que en vez del 85% negativos, tener solo un 40% negativos, te estoy poniendo el ejemplo sólo de la mitad, que repercusión tendría eso en tu vida? Que conseguirías? Como te comportarías? Cual sería tu comportamiento hacía los demás?

En definitiva nuestros pensamientos condicionan nuestra vida y controlan todo, con lo cual, el primer paso a seguir es: Tomar conciencia de nuestros pensamientos, se consciente de lo que pasa por tu cabeza y cuando tengas un pensamiento negativo, dejalo ir, no lo retengas. A quien no le ha pasado que se ha imaginado una situación una y otra vez mentalmente sobre algo que podía pasar y luego no ha sucedido nada de eso, pero nos hemos pasado horas o quizás días envueltos en ese pensamiento que nos causaba mal estar. La mayoría de las cosas que nos imaginamos luego NUNCA SUCEDEN pero el mal estar que nos producen por pensar cosas que no son reales eso sí que es real y nos hace sentirnos mal.

El segundo paso es que cuando te descubras pensando en esas cosas que no han sucedido pero te producen malestar, te pares y observes tu cuerpo, como esta por culpa de ese pensamiento y si ves que no está como debería, deja ir el pensamiento.

Vamos ha hacer un juego, levantate y ponte mirando hacia un lado de tu casa y repitete durante un minuto y en voz alta que te oigas esa frase que te dices a veces cuando algo no sale bien, por ejemplo parezco tonta, seré estúpida, no soy caiga de hacer nada bien etc nose si lo vas pillando, cuando hagas eso observa tu cuerpo, hacia donde mirabas cuando lo repetías, como están tus hombros y como te sientes. Ahora haz lo contrario, busca esa frase que te dices cuando algo te sale bien, soy la mejor, puedo con todo etc y repitela durante un minuto pero esta vez mirando para el lado contrario, hacia donde estabas mirando gira 180° y empieza a repetirtelo, observa como está tu cuerpo ahora, como te sientes, como tienes tus hombros, hacia donde mirabas cuando lo decías y disfruta de este momento. Después de haber hecho este juego podrás darte cuenta del poder de las palabras sobre uno mismo.

Así que ahora que ya lo sabes no tienes excusa para no tomar conciencia de tus pensamientos y transformar tu vida.

 

Un Abrazo

 

Rebeca Fernández

 

¿Te ha resultado interesante este contenido? Te agradezco infinitamente que lo compartas en tus redes sociales para que llegue a más personas. Sólo tienes que darle a estos botones. ¡Gracias! 

 

[et_bloom_inline optin_id=optin_1]

Recibe GRATIS el Video-Curso: 
Los 4 Pasos SECRETOS Para Crear Tu Estrategia de Venta PERFECTA

Recibe GRATIS el Video-Curso:

Los 4 Pasos SECRETOS Para Crear Tu Estrategia de Venta PERFECTA

Únete a nuestra lista y recibirás contenido para mejorar tus estrategias de venta a través de Internet

You have Successfully Subscribed!

Password Reset
Please enter your e-mail address. You will receive a new password via e-mail.